miércoles, 29 de agosto de 2012

Poné los fideos que estamos todos.

Laura me contó que nunca la escuchó hablar de los padres ni de ningún familiar. Cuando le conté todo lo que había pasado no le sorprendió en absoluto y dijo que siempre le había parecido algo rara en sus actitudes, más aun al principio, cuando la conoció. De todas formas no dejó de decirme que si quería ella hablaba con los padres o haría cualquier cosa que yo necesitara. Le agradecí pero prefería hacerlo yo misma, creía que era la que lo tenía que hacer. Me propuso estar conmigo cuando haga la llamada, así que se vino a casa esa tarde.

A Marcos prefería contarle cuando ya haya hablado, así le decía todo lo que había pasado de un tirón. Mientras tanto, estaba nerviosa. Y no sabía por qué. Después de todo, el problema no era mío ni la que estaba loca de remate era yo. Pero frente a todo esto, pude ponerme por un minuto en los zapatos de Carolina y la entendí un poquitito. Me dí cuenta de que realmente estaba sola y que empezar de cero así era difícil para cualquiera. Sin embargo también reconocí que no era motivo para actuar como lo hizo y teniendo en cuenta el odio que sentía por mi, era un peligro que haya estado la posibilidad de que atienda mi embarazo. También era cierto que no era la única que se había venido de otra ciudad decidida a apostar en su futuro sin la compañía ni el consentimiento de nadie, y no todas reaccionaban de la misma manera. No sé, no quería darle más vueltas al asunto, así que apenas entró Lau a casa agarré el teléfono y marqué.

- 'Hola, ¿Lidia? Si, ¿qué tal? Te habla Sara, una conocida de tu hija, Carolina. Te llamo por un tema muy importante.'
Y así le conté todo lo que había pasado desde el primer día. Ella se largó a llorar, me pidió perdón cientas de veces y se hizo absolutamente cargo del estado de su hija, alegando que los únicos responsables eran ellos, que nunca habían creído en sus deseos y que, debido a la situación que tenían, era muy complicado que pudieran haber priorizado el futuro de Carolina, hecho del cual también se arrepentían profundamente.

A mí me conmovió todo su relato y entendí un poco más la raíz del problema. No sabía cómo encarar la charla para llevarla para el lado de que se viniera y se haga cargo o hablen con ella y le cuenten el cambio de postura sobre la decisión de ella de venirse acá y bancarse sola una carrera... Pero me ahorró el problema Lidia, diciendo:

- 'Con mi marido vamos a arreglar unos asuntos acá para organizar todo y poder ir para allá, así podemos verla y hablar con Carolinita. Yo le agradezco profundamente que me haya avisado y le vuelvo a pedir perdón por todo lo que mi hija le hizo. Ahora, si no es mucho pedirle, la reunión familiar, ¿podríamos tenerla en su casa? Me parece así armamos una gran charla donde podamos hablar de todo y de todos. Además tengo miedo de saber cómo puede llegar a reaccionar Carito, entonces preferiría estar acompañada en el momento en que se dé todo. ¿Usted qué opina?'

16 comentarios:

  1. EEEEHHHHH??????!!!! esa señora se siente mucho mejor que su hija TU CASA? porque no te lleva a vos a la casa de la hija y lissssstooo? :|

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El mundo está dado vuelta Ciru! Además, QUÉ TUPÉ!!! No te parece?

      Un beso grande y muchas gracias :)

      Eliminar
  2. No doña, todo bien, pero me la quiero sacar de encima a Carolinita. Ocupese uste de la hija que pario :) Muchas gracias. tu tu tu tu.
    Y bueno Male, en el baile hay qe bailar. A ver qe pasooooo. Besitooo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, qué genia. Si, sinceramente hacía cualquier cosa con tal de que se termine!

      Un beso grandeee, muchas gracias!

      Eliminar
  3. terrible , ahora ya sabemos por que "carolinita" salio como salio pobre, cami jajjaj toda la razon.saluudos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal cual! De tal palo, tal astilla dicen..
      Con una familia así....

      Un beso enorme y muchas gracias :)

      Eliminar
  4. NNNNOOOOOOOOOOOOOOOOOOO!!!!!!

    POR FAVOR, POR FAVOR, POR FAVOR, decime que le dijiste que NOOOO!!!

    Pero qué vieja desubicada!! ¿No se puede poner un toque en tu lugar? Si a mi me contás todo lo que te hizo, ni loca te voy a poner en situación de verla otra vez... ¡Y MENOS EN TU CASA!
    Gente de mierda, loco!

    (Cami!! Jajajaj, como me cagué de risa con tu comentario!!! "Tu tu tu tu". Sublime)

    Ay, plis, actualizá pronto!!!!!!! Me quedo sin uñas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pasó un mes. Ya sé que me van a matar!

      La gente no se ubica, no es cierto? Hola, no te conozco, me dejás entrar a tu casa? De locos!!!

      Un beso enorme Campe y tranquila!! jaja. Muchas gracias :)

      Eliminar
  5. Nooo de ninguna manera. Qe no te dejen pegada en la locura de esa familia. En vez de despegarte del tema vas a terminar mas pegada. Yo voto a que NO.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los problemas familiares hay que resolverlos en familia, es cierto. Pero esta vez Marcos y yo también estamos involucrados!! Habrá que ver...

      Un beso grande, muchas gracias :)

      Eliminar
  6. Ok, es irse un poco al carajo!... Pero confieso que de haber estado en tu lugar, se me habría hecho difícil decirle que no..... por 2 razones:
    1) No puedo soportar a una mujer llorando y menos negarle algo....
    2) No me hubiera quedado con la duda respecto a qué ocurrió en esa charla! Vamos, tu lado chismoso te tiene que haber empujado a presenciar esa charla!!
    En fin... sigo en lo mío!
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tema 1) diferencia a hombres y mujeres y el 2) fue lo primero que pensé. Veremos!!

      Un beso Nachi, muchas gracias!

      Eliminar
  7. ashdksjfkjdskgfdgj estamos todos locos?!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo que confesar que si.

      Gracias Lola, un beso grande!

      Eliminar
  8. Ah pero si esa señora es igualita a mi ex suegra! POR DIOS espero te hayas liberado de ella, y de "carito" en que momento a esa señora se le ocurrió que ese planteo era sano? tamos todos locos, jjajaja lpm que plato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vos también sufriste de alguien como ella? Ay dios mío, cómo te entiendo!
      Ahora son Carolina y la madre!!

      Beso grande, muchas gracias :)

      Eliminar